Buscar este blog

miércoles, 8 de julio de 2020

COLOMBINAS 2020

Dos fechas festivas de Agosto, los días 2 y 3,  marcan con gran interés la presentación de carteles taurinos que el mañana jueves 9 de julio hará la Empresa de la Merced con una mini feria que ha organizado para las  Colombinas, denominación que sigue argumentando los toros por estas fechas en Huelva aunque sabido es que el Ayuntamiento onubense anunció la no celebración de  las fiestas locales este año por la crisis de la pandemia.
La idea primordial de que Huelva no se quede sin toros y además sea una de las escasas ferias que ha logrado tener montado en tiempo record esas dos tardes de toros
Los carteles serán presentados oficialmente este jueves 9 de julio a las 21.30 horas en un acto al que se accederá por la Puerta Grande del coso y en el que será obligatorio el uso de mascarilla.
 Los carteles son éstos:

Domingo 2 de Agosto:
 Toros de Cuvillo para M.A.Perera, Cayetano y Pablo Aguado
Lunes 3 de Agosto: 
  Toros de San Mateo para el rejoneador Andrés Romero  
Toros de Juan Pedro Domecq  para Enrique Ponce, Sebastián Castella y David de Miranda 
Carlos Pereda como empresario de la plaza agradece  el notable esfuerzo que han hecho todos los toreros anunciados en esas dos combinaciones por la decisión de aparcar a un lado exigencias económicas y echar el paso al frente
 Por otro lado el argumento de especial dificultad con el que organizar a los espectadores en la plaza confieren dos tardes muy especiales en el coso de La Merced como reconoce la empresa ya que  el aforo  es al 50%,  y dar una imagen de  buena organización con el cumplimiento de la normativa y disfrutar de una tarde de toros  exige mucho de todas las partes. Según  Pereda , “no hay que dejar pasar un año en blanco. Sería triste y malo que no hubiese festejos taurinos esta temporada. Con no perder dinero, nos damos por satisfechos. No es el momento de ganar, sino de apostar por la tauromaquia y por la afición. Todos tenemos que hacer un esfuerzo económico”,  el empresario onubense.


martes, 7 de julio de 2020

VOLVERLO DEL REVÉS



Por Santi Ortiz.


    
Creo que hasta ahora hemos seguido –yo el primero– un camino equivocado tratando de acoplar la realidad existente en el mundo del toro, a raíz de la pandemia, con la legalidad vigente; cuando es justamente al revés, pues son las leyes las que se han de adaptar a la realidad que nos ha caído encima, para no crear un inadmisible agravio comparativo que victimice a los profesionales del toreo.

     Internarse por los vericuetos, callejuelas, revueltas, pasadizos y zacatines de los distintos barrios del Derecho exige la jurispericia de legistas, juristas y demás profesionales de dicho ámbito, los legos como yo somos transeúntes desnortados e incautos a los que engañar o extraviar no cuesta trabajo alguno. Por eso, no debemos entrar en ese zoco. Y no hay que hacerlo por una sencilla razón:  el hombre no está hecho para las leyes, sino las leyes para el hombre.


     ¿Qué tenemos desde la perspectiva del hombre? 
Simplemente, un conjunto de trabajadores, de empresarios, de profesionales, que pagan religiosamente las cotizaciones que tengan estipuladas a la Seguridad Social, ejerciendo una profesión absolutamente legal, cuyo sector se acoge al Ministerio de Cultura, y que por causa de las medidas sanitarias exigidas por el COVID-19, y agravadas por el régimen estacional de su trabajo, no han podido ingresar ni un euro en lo que llevamos de año.
Enfermedad de Kawasaki y COVID-19 – Asociación Enfermedad de Kawasaki 

     Así las cosas, un Gobierno que presume ser de todos los españoles, un Ministerio de Cultura que se ha jactado de “no dejar a nadie atrás”, y que ha concedido ayudas a todos –salvo a uno– los sectores bajo su mando, no sólo ha despreciado, desestimado, arrumbado, desatendido, desdeñado, vilipendiado y dejado atrás a los profesionales del toreo, sino que se han acogido a todas las triquiñuelas legales en su mano para tratar a dichos trabajadores como si fueran escoria negándoles las prestaciones y ayudas a las que tenían –y tienen– pleno derecho.

     No sé, ni me importa, si hay leyes que se avienen con esta situación o hay que inventarlas. Lo cierto es que, de una u otra forma, este problema debe resolverlo el Gobierno, el embustero Uribes y toda su comparsa, a favor de los trabajadores del toreo. Tienen la obligación política y moral de hacerlo, y hacerlo ya, porque hay situaciones que se están volviendo insostenibles en muchas de las familias damnificadas. No está la cosa como para que ahora se pongan a estudiar posibles soluciones, ya –para eso les pagamos– tendrían que haberlo hecho, y si no, un decreto de urgencia para que los profesionales taurinos queden acogidos dentro del Real Decreto 17/2020, y si no, lo que sea; pero esto no puede continuar así. También habría que pegarles un tirón de oreja a la Fundación del Toro de Lidia y demás asociaciones, que parecen haberse paralizado después de “los paseos”. ¿Para qué ha servido esa “comunicación fluida con el ministerio”? A efectos prácticos, ¿qué se ha logrado?

6 de diciembre, día de la Constitución Española - El Palaciego     Nuestra Constitución dice en su artículo 14, que todos los españoles somos iguales ante la ley, “sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. ¿Cómo, entonces, vamos a permitir una discriminación por el hecho de ser taurinos y dedicarnos al toreo? Lo que está haciendo el Gobierno y, en particular, el Ministerio de Cultura es inconstitucional. ¿Qué esperan los adalides del toreo para interponer una denuncia directamente en el Tribunal Constitucional, ya que es posible hacerlo?

     No teman. No voy a tirarme de espontáneo al ruedo de los leguleyos, pero déjenme decirles que el artículo 25 de la Declaración Universal de Derechos Humanos señala que toda persona tiene derecho a la percepción de un subsidio, cuando se haya visto afectada por la “pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad”. Por cierto, que esto último lo citaba Julio Anguita en el que creo su postrer artículo publicado.

Celebra el 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos ...     En cualquier caso, que sepa el Gobierno, el embustero Uribes y toda su camarilla, que, al negar las ayudas a los profesionales taurinos, también están incumpliendo la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

     Y aunque no incumplieran nada, erre que erre, desde aquí les digo que empleen los medios necesarios para cumplir con su deber como gobernantes y garantizar el derecho que asiste a cada español por desempeñar la profesión que ocupa dentro de las que están establecidas. Y al que no le guste el toreo, que se joda, que de eso no estamos hablando. 

domingo, 5 de julio de 2020

TOROFLIX

Nueva plataforma audiovisual de contenido taurino.


A través de la página toroflix.es, todo aquel que lo desee puede disfrutar de espectáculos y eventos en vivo, con una programación variada y de interés para el aficionado, como un mano a mano entre los rejoneadores Diego Ventura y Andrés Romero, otro entre los matadores José Garrido y Ginés Marín en la ganadería de José Luis Iniesta, un Certamen proyectado para jóvenes rejoneadores o el programa de entrevistas “Cuéntame Tu Verdad”, en el que Cristina Sánchez charlará con destacadas figuras del toreo, caso por ejemplo de Juan Antonio Ruiz “Espartaco”.
La suscripción a Toroflix puede ser mensual o anual, lanzándose una promoción de 4,99 euros al mes ó bien 59,99 euros al año.

viernes, 3 de julio de 2020

TRIQUIÑUELAS LEGALES



Por Santi Ortiz.

     La injusticia ataviada con los pulcros ropajes de la corrección legal. La ley  violentada por los cascaciruelas de la política, por los golfos que han seguido manteniendo vigente la máxima de “quien hizo la ley, hizo la trampa”, acuñada por el devenir histórico de manera indeleble entre las verdades negativas insertas en el refranero.
 Concédanme esta forma abstracta de definir lo que el Gobierno ha llevado a cabo para negar las ayudas que habrían de beneficiar a los profesionales del toreo a consecuencia de la pandemia originada por el COVID-19, y que a continuación pasaré a concretar.

     Trataré de resumir todo lo posible el asunto. Resulta que la Ley General de la Seguridad Social distingue entre “artistas” y “profesionales taurinos”, a los que dedica dos artículos –Art.10, para los primeros, y 11, para los segundos– diferentes; distinción que también hace el Estatuto de los Trabajadores. 


RDL 17/2020, de 5 de mayo. Acaba la suspensión de la Contratación ...
     Amparándose en esta distinción, ¿qué hace el Gobierno? Muy sencillo, pone a funcionar su picaresca –que para eso son muy “listos”– y en el Real Decreto Ley 17/2020, por el que se regula la concesión de estas ayudas, incluye a los “artistas” pero omite la mínima referencia a los “profesionales taurinos”, a quienes, de esta forma tan artera como sibilina, deja fuera de juego en una discriminación que convierte a los profesionales del toreo en españoles de segunda, negándoles de facto unas ayudas a las que, como trabajadores adscritos al Ministerio de Cultura,  tienen todo el derecho.

     Habrá quien, concediendo el beneficio de la duda, pueda pensar en un error inintencionado por parte de los que elaboraron el decreto, pero me es imposible creer que los servicios jurídicos del Estado puedan caer en esos yerros de colegial, máxime, cuando, encima, tenemos toda una experiencia con el maltrato dado a la fiesta brava por quienes hoy ostentan el poder, y algo mucho más definitivo: su ausencia total de voluntad para enmendar el fallo, haciendo las modificaciones pertinentes para que el sector taurino quede incluido en el Decreto.

Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ante el COVID 19 | El ...     Así las cosas, el Gobierno, sacudiéndose las pulgas según su costumbre, deja que sean los SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) quienes interpreten a su arbitrio si los toreros, como artistas que son, quedan dentro o fuera de las personas acogidas por dicho decreto, lo cual no deja de resultar llamativo cuando este organismo depende directamente del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

     Aparentemente, para salir al paso del atropello, lo suyo hubiera sido impugnar el RDL 17/2020, pero hoy ya no es posible por quedar dicha impugnación fuera de plazo. Sin embargo, no ha sido preciso hacerlo, porque la distinción entre “artistas” y “profesionales taurinos” ya había sido superada –y este es otro as en la manga del tramposo Gobierno– por el Real Decreto 1435/1985, según el cual se incluyen como “artistas de espectáculos públicos” a los profesionales, con un régimen común y ordinario en Seguridad Social.

     Vean si no lo que dicho decreto dice textualmente en el punto tercero de su artículo 1: “Quedan incluidas en el ámbito de aplicación del presente Real Decreto todas las relaciones establecidas para la ejecución de actividades artísticas, en los términos descritos en el apartado anterior, desarrolladas directamente ante el público o destinadas a la grabación de cualquier tipo para su difusión entre el mismo, en medios como el teatro, cine, radiodifusión, televisión, plazas de toros (el subrayado es mío), instalaciones deportivas, circo, salas de fiesta, discotecas, y, en general, cualquier local destinado habitual o accidentalmente a espectáculos públicos, o a actuaciones de tipo artístico o de exhibición."

     ¿Más claro lo quieren? Queda dicho: son artistas de espectáculos públicos todos aquellos que tengan relaciones laborales establecidas, entre otras, en plazas de toros. Por lo tanto, no cabe ya establecer ninguna distinción entre “artistas” a secas y “profesionales taurinos”. Desde agosto de 1985, un RD los aglutina a todos, así que no cabe la negativa de prestaciones a los profesionales del toreo. Y eso lo sabía el Gobierno. Y eso deberían saberlo los directores provinciales del SEPE que están negando a los profesionales taurinos las citadas prestaciones. De hecho, en algunos sitios las estaban concediendo y ahora exigen su devolución. Alguien está imponiendo su criterio; pero, al final, todos tendrán que reconocer que nos asiste la ley y habrán de claudicar concediendo al toreo lo que es suyo. 
Lo que el viento se llevó (Ficción): Amazon.es: Mitchell, Margaret ...Sin embargo, mientras tanto, ¿qué pasa? Mientras que el ministro Uribes y la ministra Yolanda comen y viven bien y todos los funcionarios se conceden algún caprichito con su paga extra, ¿qué es de los trabajadores que han visto paralizada su actividad y reducen sus ingresos de toda la temporada a cero euros? ¿Cómo comen? ¿Cómo visten? ¿Cómo viven? ¿Acaso han perdido todos sus derechos por ser taurinos y estar gobernados por una ralea de incultos e ignorantes que no ven más allá de sus intereses ni conocen más mundo que el que ellos conciben a desprecio de todo lo que se ha venido haciendo hasta ahora? ¿Todo estaba mal? Para los creyentes, ¿se equivocó Dios al hacer el mundo?  Para los ateos, ¿tan mal lo hizo la Naturaleza? ¿Creen estos nuevos inquisidores que a golpe de censuras y prohibiciones se arregla todo? Ya pretenden eliminar hasta el pasado, ficción incluida, como hace poco ocurría con el film “Lo que el viento se llevó”, suprimido de la cartelería por la plataforma HBO. ¿Se imaginan qué mundo tan escuálido, tan pequeño, tan ralo, tan carente de matices íbamos a sufrir si estos beatos de la intolerancia se salieran con la suya?...

    
No quiero desviarme de la cuestión. Mientras unos sacan fruto de sus triquiñuelas legales con tal de hacerles la vida imposible a los trabajadores del toreo, éstos ven cómo pasan los días, las semanas, los meses, sin un ingreso que les permita coger aire y salir de la asfixia. Esto no debemos olvidarlo. Tampoco aquellos que tienen la responsabilidad de emprender cuanto antes las acciones legales necesarias que hagan posible revertir esta injusta situación. 
Y hay que hacerlo para ayer, porque mañana es tarde.